Mini-pasteles (cupcakes) de chocolate y merengue suizo

Os vuelvo a presentar una receta de cupcakes, ya que ahora están tan de moda y además están buenísimas. Se trata de una base muy simple a partir de un delicioso pastel de chocolate (es cremoso, ligero y con mucho sabor a chocolate), cubierto con merengue suizo (hay tres tipos de merengue en función de cómo se prepara).

De nuevo, la complicación para hacer estos mini-pasteles es mínima, lo único que a la hora de hacer el merengue se debe poner ganas, ya que se ha de batir sin parar durante un buen rato. La receta la he sacado de Cindy, una mujer de EEUU que tiene una muy trabajada página web (enlace) con podcasts de todas las recetas que también se pueden descargar en iTunes.

 

Ingredientes:

Para el pastel:

  • 125gde mantequilla
  • 200g de azúcar
  • 1 huevo
  • 180g de harina
  • 75g de cacao
  • 280g de buttermilk
  • Una cucharadita de levadura
  • Un poco de vainilla
  • Un poco de sal

Para el merengue:

  • 250g de azúcar
  • 80g de agua
  • 3 claras de huevo
  • Un poco de vainilla

 

Preparación del pastel de chocolate:

  1. Se saca la mantequilla de la nevera con antelación, ya que necesitamos que esté a punto de pomada para poder trabajar con ella.
  2. El buttermilk es un producto conocido también con el nombre de suero de leche, se trata de lo que se obtiene al batir la leche y hacer mantequilla. Yo de momento en España no lo he encontrado, por lo que lo hago cortando la leche con ácido. En este caso, he mezclado 20g de zumo de limón recién exprimido (también serviría un vinagre suave) con 260g de leche. Se deja reposar unos 5-10min y se obtiene el buttermilk. Es importante remover cuando se vaya a utilizar.
  3. Se preparan los papeles donde se cocerán los pasteles, con esta receta salen 12. Yo los coloco en una bandeja para tal fin, ya que me resulta más fácil a la hora de moverlos, pero si no tenéis no pasa nada, servirá cualquier bandeja de horno.
  4. Se mezcla la mantequilla a punto de pomada junto con el azúcar y la vainilla. Una vez incorporado todo, se añade el huevo. En todo el proceso se utiliza sólo una espátula, no es necesario el uso de varillas para incorporar aire a la mezcla.
  5. En un bol aparte, se mezcla la harina con el cacao, la sal y la levadura. Se tamiza toda la mezcla para que no queden grumos de cacao y así obtener una masa más fina.
  6. Se incorpora la mitad de la mezcla de harina a la masa de mantequilla, junto con la mitad del buttermilk. Una vez está todo bien mezclado, se añade lo que queda de la mezcla de harina y de buttermilk. Se remueve bien procurando que no queden bolsas de harina en la mezcla.
  7. Se llenan los 12 moldes con la masa, como la mezcla no subirá mucho el horno, se pueden rellenar unos 3/4.
  8. Se cuecen los pasteles al horno durante unos 20-30 minutos (comprobar con un palillo a partir de los 20 minutos) a 180 º C.
  9. Una vez cocidos se dejan enfriar sobre una rejilla.

 

Preparación del merengue:

  1. Este merengue se hace con vapor de agua, por lo que se necesita poner el cuenco donde se batirán los ingredientes sobre una olla con unos 4cm de agua, de tal manera que el agua no toque el bol pero sí que llegue el vapor de agua.
  2. Así pues, se añade las claras, el agua, el azúcar y la vainilla en el cuenco, y con la ayuda de una batidora eléctrica se baten bien los ingredientes durante 1 minuto.
  3. Se coloca el cuenco sobre el agua ya hirviendo, y se sigue batiendo la mezcla durante unos 7 minutos más con la máxima potencia. Si el agua hierve mucho y hace grandes burbujas, bajar o apagar el fuego, sólo interesa un poco de vapor.
  4. Se saca el cuenco de la olla y se continúa batiendo durante un par de minutos más para enfriar un poco el merengue.
  5. Una vez a temperatura ambiente, si el merengue se quiere reservar para más tarde, lo mejor es cubrirlo y guardarlo en la nevera hasta el momento de servir los pasteles. Entonces, se saca con 1 hora de antelación, se bate un poco a mano (para incorporar el poco líquido que siempre se queda en el fondo) y ya se pueden cubrir los pasteles..

Espero que todos os animéis a intentar preparar esta receta, ya que el resultado es ¡sencillamente espectacular! Imaginaos un pastel esponjoso y con un sabor a chocolate delicioso (pero tampoco demasiado dulce), cubierto con una buena capa de un dulce y delicado merengue ;)

Con el merengue que os sobre, si os sobra ya que a muchos les gusta poner el dedo en el bol e ir comiendolo a cucharadas, podeis hacer lo siguiente: rellenar pequeños moldes de papel (yo utilizo los que sirven para hacer mini-magdalenas) y ponerlos en el horno a cocer a unos 180-200ºC (el tiempo dependrá del tamaño de los moldes). Si veis que la capa superior se está quedando muy tostada pero que el merengue aún está muy líquido, podeis cubrirlos con un trozo de papel de plata. Así, tendreis pequeños merengues para tomar en otro momento, dos postres al precio de uno :)

 

2 thoughts on “Mini-pasteles (cupcakes) de chocolate y merengue suizo”

  1. On posem les puntuacions??? pq trobo que hauries de fer un rànquing amb els pastissos!!!!!jeje A veure… sobre 10… el total seria un 8.5 però la merenga suissa seria indubtablement un 10!! Boníssima!! :)

  2. Ufff, pues et vas perdre el diumenge, que amb la marenga que em va sobrar dels cupcakes, la vaig posar en mini-motlles per magdalenes i la vaig coure al forn!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


eight × = 56

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>