Tarta de queso


 

Se trata de un pastel muy clásico, hecho a base de queso cremoso (Philadelphia) y al que se le pueden poner mil cosas para hacer diferentes variantes, según lo que apetezca y la época del año. No es más que la clásica base de galletas con mantequilla que tanto gusta a pequeños como a grandes, cubierta de una suave crema de queso.

Tengo que agradecer la receta a mi cuñada, ya que fue ella quien la encontró en una revista italiana y, tras probarla de hacer con higos y que le quedara buenísima, me tradujo y pasó la receta.

Ingredientes:

  • 200g de galletas tipo María
  • 180g de mantequilla
  • 500g de queso cremoso (Philadelphia)
  • 1 huevo
  • 110g de azúcar blanco
  • 200-250g de fruta (si se quiere) para decorar: fresas, higos, frutos rojos, melocotón,..
  • 40g de harina

 

Preparación:

  1. Se rompen las galletas y se trituran con un mortero o en una batidora. Se trabajan con 150g de mantequilla a punto de pomada, o derretida (pero no caliente), hasta obtener una pasta similar a la de una masa fina.
  2. Se coloca la base de galletas sobre un molde de unos 22-24cm de diámetro, procurando cubrir bien la base y las esquinas, apretando con la mano para que la masa quede firme. Se deja reposar la masa en la nevera un mínimo de 30 minutos.
  3. Se bate el huevo junto con el queso y unos 80 de azúcar. Es más fácil si se ha quitado el queso de la nevera con antelación. Es importante batir bien los ingredientes con unas varillas, ya sea a mano o máquina, ya que cuanto más aire coja la masa más suave y ligera será la tarta.
  4. Se añade la masa sobre la base de galletas y se nivela para que quede uniforme. Si se quiere, se añade por encima los trozos de fruta, previamente limpios y cortados al gusto.
  5. Aparte, se mezclan los 30g sobrantes de mantequilla junto con la harina y el azúcar sobrante (unos 30g más). Se hace una pasta y se coloca por encima de la masa en forma de migas grandes.
  6. Se cuece el pastel en el horno a 180 º C, durante unos 35 minutos. Seguidamente, se apaga el horno y se deja reposar el pastel dentro del mismo con la puerta semi-abierta.
  7. Finalmente, se deja enfriar un mínimo de 2 horas dentro de la nevera y ya está listo para ser comido.

 

Si se hace el pastel en invierno y no se encuentra ninguna fruta dulce para poner encima, se puede hacer sin nada más que las galletas y la masa de queso y, una vez acabado, se puede extender una buena capa de la mermelada que más os guste por encima.

Deseo que todos los que lo intentéis hacer os quede muy bueno y que lo disfrutéis, ya que además de estar delicioso, es un pastel que queda vistoso y elegante gracias a la fruta y a las migas que lleva por encima.

11 thoughts on “Tarta de queso”

      1. Ah si? Llavors queden com si fossin galetes no? Perque la massa més o menys és així per lo que dius en altres posts, veritat? Mmm serà qüestió de probar-ho doncs! 🙂

Leave a Reply