Masa para pizza

Después de unas pequeñas vacaciones en las que he tenido el blog abandonado, hoy os traigo una receta para hacer masa de pizza. En casa nos encanta hacer nuestras propias pizzas, añadiendo nosotros los ingredientes que más nos gustan; y hasta ahora utilizábamos masa para pizza congelada. Por eso me alegré tanto de ver el resultado final de estas pizzas, ya que la masa es muy fácil de hacer y la textura y el sabor de la masa son infinitamente mejores a las congeladas.

Los ingredientes que se necesitan son muy simples, y en casi cualquier supermercado podréis encontrar la harina de fuerza y la levadura para pan. Además, hay muchas posibilidades para variar esta masa, ya que se pueden añadir unas semillas o especies a la masa para la pizza, y con ello el sabor cambia por completo. La receta la he sacado de aquí, aunque en internet encontrareis muchas y variadas recetas, y seguramente todas estaran mucho mejor que cualquier masa que encontreis en los supermercados 😉

El único problema de hacer masa para pizza en casa es el tiempo, puesto que entre los amasados y los tiempos de reposo se tarda un buen rato en tener lista la pizza. Por eso, y viendo el estupendo resultado final, otra opción consiste en hacer el doble de la masa y congelarla, una vez ya estirada, envuelta en un trozo de papel vegetal. No sabrá como recién hecha, pero si estará mejor que las masas que venden.

Ingredientes:

  • 200g de agua
  • 300g de harina para pan
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 sobre de levadura seca para pan
  • 20g de aceite de oliva

Preparación:

  1. Mezclar la harina con la sal y la levadura en un cuenco.
  2. Se hace un agujero en el centro de la harina, para que quede como un volcán, y entonces se añade el agua templada y el aceite.                      
  3. Se remueven los ingredientes, primero con un tenedor, y cuando se adquiera una masa que se desprenda de las paredes, se pasa a trabajar la masa con las manos en una superficie lisa enharinada.                
  4. Se amasa la masa durante unos 10 minutos, con fuerza, ya que del amasado dependerá la textura final de la masa.
  5. Cuando la masa ya está lisa y elástica, se pasa a un cuenco ligeramente aceitado, se cubre con un trapo de algodón limpio y se deja fermentar unos 40 minutos (o hasta que doble su volumen).                  
  6. Pasado este tiempo, se coloca la masa de nuevo en la superficie de trabajo enharinada, de aplasta un poco para que pierda el aire que ha cogido y se divide la masa en 2 o 3 porciones (según el tamaño de las pizzas deseadas).
  7. Entonces, con la ayuda de un rodillo, se estiran las porciones de masa hasta obtener unas pizas de unos 3-4cm de grosor (en el horno crecerá un poquito).
  8. Se pasan las masas de piza a una bandeja de horno con un papel vegetal, para ello lo mejor es usar el rodillo, se enrolla la masa en el y se vuelve a desenrollar encima del papel vegetal.                 
  9. Finalmente, se deja reposar la masa unos 10 minutos antes de añadir los ingredientes deseados y cocinar la pizza a 280ºC durante unos 10 minutos; de esta forma se obtiene una masa fina y crujiente. Si lo que se desea es una pizza más gruesa, se debe dejar reposar 40 minutos la masa antes de añadir los ingredientes, y después cocer en el horno a 220ºC durante 20 minutos.

Os dejo las fotos de como quedaron las dos pizzas una vez cocidas. Una la hicimos de jamón dulce y bacon, y la otra de jamón serrano y queso de cabra, ambas quedaron deliciosas!

4 thoughts on “Masa para pizza”

  1. OooH! Quina bona pinta Laura!
    En Rafa i jo a vegades també fem la massa de la pizza i realment val la pena encara que es trigui una bona estona.
    Tenen molt bona pinta, felicitats!

  2. Jo si vols et paso la recepta autèntica italiana, hihi! 😉 Igualment té molt bona pinta, encara que hauré de probar-la per saber si està al nostre nivell italiano, jajaja! És broma (bueno lo de que em convidis a menjar-la no era broma no xD), segur que està de conya perque la pinta és brutal! 🙂

Leave a Reply