Galletas de chocolate negro y menta

Estas galletas son para los amantes del chocolate y la menta, abstenerse todos los demás, ya que cuando tomas un bocado de estas increíbles galletas sientes todo el frescor de la menta y el intenso sabor del chocolate. Por supuesto, todos aquellos a los que os gusten las chocolatinas after eight, estas galletas con para vosotros, ¡os encantarán!

Para hacer esta receta me he inspirado en el libro del chocolate de Julie Andrieu, aunque he cambiado un par de cositas claro, pero la idea me la dio ella, me encanta su libro. La base de las galletas es de mantequilla, así que son muy tiernas y con un sabor muy suave, de este modo resaltan más los sabores de la menta y el chocolate. Con esta receta os saldrán entre 30 y 35 galletas hermosas.

Ingredientes:

  • 280g de harina
  • 100g de chocolate a la menta, sustituibles por chocolate negro al 70%
  • 100g de chocolate negro con un 70% de cacao
  • 160g de mantequilla
  • 200g de azúcar blanco
  • 2 yemas de huevo
  • Una cucharadita llena de menta picada muy finamente, mejor si es fresca. Si no usáis chocolate negro a la menta, mejor poned dos cucharaditas.
  • Dos cucharaditas de levadura
  • Una poco de sal

Preparación:

  1. Batir las yemas de huevo junto con el azúcar, añadir la mantequilla en punto de pomada y mezclar todo con un tenedor hasta obtener una mezcla homogénea.
  2. A parte, mezclar la harina con la sal, la levadura y la menta.
  3. Añadir la mezcla de harina a la de mantequilla, de poco en poco, e ir incorporando con una espátula.
  4. Cortar los dos chocolates en trocitos y añadirlos a la mezcla anterior, si veis que es muy seca y que cuesta mezclar con una espátula, podéis usar las manos.
  5. Se vierte la masa encima de un trozo grande de papel film y se hace un rollo. Se tapa bien con el papel y se deja reposar en la nevera durante, como mínimo, una hora.
  6. Cuando queramos hacer las galletas sacamos el rollo de la nevera, cortamos trozos de masa de aproximadamente 0.5cm de grosor y los ponemos en una bandeja de horno con papel sulfurizado. Debemos dejar espacio porque las galletas crecerán un poco.
  7. Si al cortar la masa en rodajas se nos desmontan un poco las galletas no pasa nada, sólo tenemos que darles forma y juntar los trozos con las manos. Si queremos que las galletas queden con una forma más uniforme podemos usar un cortapastas para que todas sean redondas iguales, y con la masa que nos sobre la volemos a enrollar y a dejarla un rato en la nevera para que se vuelva a endurecer. A mi me gustan más rusticas, ninguna tiene la misma forma ni tamaño 😉
  8. Se cuecen las galletas en el horno, previamente calentado a 180ºC, durante unos 12-15 minutos, hasta que veamos que tienen un bonito color dorado.
  9. Al sacar las galletas del horno deben estar blandas, ya se endurecerán un poco al enfriarse, encima de una rejilla, durante unos 10-15 minutos.

Espero que os animéis a probarlas, ¡ya me contaréis como os quedan!

Leave a Reply