Focaccia con albahaca y orégano

Hoy os traigo otra receta salada, ideal para tomar en un aperitivo o para acompañar cualquier comida o cena. Os dejo una fantástica receta de focaccia, con un toque delicioso de albahaca y orégano, tierna y ligera. Por supuesto, admite muchas variantes, incluyendo las especies que más os gusten o que mejor vayan con la comida que preparéis.

Para la receta, me he inspirado en la que presentó Ana de Las Recetas de Mamá, aunque he cambiado algunas proporciones de los ingredientes, adecuándolos más a lo que gusta en casa. Se trata de un pan muy fácil de hacer, no hace falta saber amasar ni tener mucho tiempo, pues se hace rápidamente, sin contar los tiempos de reposo, en los que puedes estar haciendo cualquier otra tarea.

Ingredientes:
Para la masa madre:

  • 100mL de agua
  • 170g de harina de mucha fuerza (un 15.5% de proteínas)
  • 5g de levadura fresca para pan (o su equivalente en liofilizada)
  • 1 cucharadita de azúcar

Para la masa principal:

  • 250g de agua
  • 50g de aceite de oliva
  • 450g de harina floja (la normal)
  • 10g de sal
  • 1 cucharadita de oregano
  • 1 cucharadita de albahaca
  • 25g de levadura fresca (o su equivalente en liofilizada)

Para aromatizar:

  • 1 cucharadita de oregano
  • 1 cucharadita de albahaca
  • 1 cucharadita de sal maldon (gruesa)
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:
Para la masa madre:

  1. Se templa un poco el agua en el microondas y se añade la levadura en ella, desmigada. Se remueve con un tenedor hasta que se disuelva del todo.
  2. En un cuenco, se mezclan la harina y el azúcar. Se hace un agujero en medio y se va añadiendo el agua con la levadura. Se amasa la mezcla con las manos y se hace una bola.
  3. Se introduce la bola de masa dentro de un cuenco lleno de agua a temperatura ambiente, y se deja levar la masa hasta que flote, unos 20 o 30 minutos en función de la temperatura de vuestra cocina.

Para la masa principal:

  1. De nuevo, se templa el agua y se disuelve la levadura en ella.
  2. En un cuenco, se mezcla la harina junto con la sal. Se añade el agua con la levadura y el aceite, se mezcla bien.
  3. Se añade la masa madre a la mezcla y se amasa hasta que quede bien incorporada.
  4. Finalmente, se añade la albahaca y el orégano a la masa. Se trabaja la masa encima de una superficie enharinada durante unos 10 minutos, hasta obtener una masa principal lisa y ligera. Se hace una bola con la masa y se deja reposar dentro de un cuenco ligeramente aceitado, tapado con papel film.
  5. Pasada aproximadamente una hora, cuando la masa haya doblado su volumen, se saca del cuenco, se amasa un poco para sacar el aire y se extiende encima de una bandeja de horno con papel vegetal.
  6. Para darle el toque final a la focaccia, se hacen unos agujeros con los dedos, se añade la albahaca, el orégano, la sal maldon y se rocía generosamente con un buen aceite de oliva. Se deja reposar la masa en un lugar cálido (yo dejo la masa dentro del horno apagado) durante 40 minutos.
  7. Pasado el tiempo de levado, se cuece la focaccia durante unos 20 minutos en el horno a 230ºC, precalentado a 250ºC y con un cuenco con agua dentro, para generar vapor. Además, se puede rociar un par de veces con agua durante la cocción para obtener una corteza más crujiente.

Espero que os guste la receta, en casa encantó y ya estamos pensando en nuevas combinaciones para aderezar nuestra próxima focaccia 😉

3 thoughts on “Focaccia con albahaca y orégano”

Leave a Reply