Crumble de peras con salsa de chocolate

Hoy os traigo una receta fantástica, tiene la frescura de la fruta, el dulzor/amargor del chocolate, y el crujiente de una galleta. Con esta crumble de peras con salsa de chocolate tenéis un buen  final de comida/cena asegurado.

Las crumbles se pueden hacer de cualquier fruta o combinación de ellas, y hay tantas variantes como personas las cocinan. La que os presento yo es muy sencilla, sólo lleva mantequilla y azúcar, y el toque distintivo que le añado es la vainilla, que a mi personalmente me encanta. Para acompañar la crumble y sacarle un poco el dulzor, le añado una salsa de chocolate que tiene un punto de amargo y que le va genial. La receta para la salsa la he sacado del libro del chocolate de Julie Andrieu.

Ingredientes para 8 raciones:

Para las peras:

  • 5 peras conference grandes
  • 40g de mantequilla
  • 60g de azúcar moreno
  • Las semillas de una vaina de vainilla

Para la crumble:

  • 80g de mantequilla
  • 80g de azúcar blanco
  • 120g de harina

Para la salsa de chocolate:

  • 200g de chocolate negro de cobertura con un 70% de cacao
  • 250mL de crema de leche (nata de cocina)
  • Las semillas de una vaina de vainilla

Preparación:

Para la salsa de chocolate:

  1. En un cazo se pone a calentar la crema de leche junto con las semillas de una vaina de vainilla.
  2. Cuando hierva la nata, se saca del fuego, se añade el chocolate cortado en trocitos y se bate bien hasta que se disuelva del todo. La salsa de chocolate estará lista en un par de minutos, se puede servir a temperatura ambiente o caliente.
  3. Se puede guardar la salsa en la nevera, tapada, hasta un par de semanas. Para calentarla meterla en el microondas a intervalos de 20 segundos removiendo para que no se queme.

Para la crumble de peras:

  1. Se empieza por pelar y cortar las peras en dados de tamaño medio.
  2. En una sartén grande, se pone la mantequilla en trocitos y se funde a fuego suave. Cuando este bien caliente se añaden las peras y se dejan coger calor durante un par o tres de minutos.
  3. Cuando las peras ya hayan cogido calor, se añade el azúcar moreno y las semillas de una vaina de vainilla (en su defecto se pone una cucharadita de extracto de vainilla). Se dejan cocer las peras a fuego suave durante unos 10-15 minutos, hasta que estén bien tiernas.
  4. Se vierten las peras y su jugo dentro de una fuente apta para el horno, aunque parezca que tienen mucho jugo después no hay tanto y la verdad es que el sabor dulzón que tiene siempre apetece, y más con la salsa de chocolate que tiene un punto de amargor.
  5. En un bol a parte, se mezclan la harina y el azúcar blanco. Poco a poco se va añadiendo la mantequilla fundida (no caliente) y se va mezclando hasta obtener una consistencia de arena mojada.
  6. Entonces, con las manos se van poniendo trocitos de crumble por encima de las peras, repartiendo bien por toda la fuente.
  7. La crumble se puede guardar, tapada con film, en la nevera durante un par de días. En el momento de hacerla, sacarla un par de horas antes de la nevera para que se atempere.
  8. Para cocer la crumble (mejor hacerlo justo cuando se vaya a servir, pues es como mejor está), se mete en el horno previamente calentado a 200ºC con calor arriba y abajo o con ventilador durante unos 5-7 minutos. A continuación, se pone el gratinador (también a 200ºC) durante otros 5-7 minutos. La crumble estará lista cuando los trozos de masa tengan un bonito color dorado y el jugo de las peras haya burbujeado un poco.
  9. Se sirve la crumble justo al sacarla del horno con un poco (o mucho ;)) de la salsa de chocolate por encima.

Espero que os guste este postre, no es empalagoso ni consistente, y es una rica forma de acabar una comida con un buen plato de fruta!

 

Leave a Reply