Natillas caseras

La receta de hoy es un clásico, gusta tanto a niños como a mayores, es muy rápida de hacer y se puede preparar con antelación. Las natillas que os presento están muy buenas, y llevan unas rebanadas de pan dulce con almendras para acompañar que harán la delicias de vuestros comensales.

La receta tanto de las natillas como del acompañamiento la he sacado del blog de Su, Webos fritos. Seguro que todos conocéis ya su tabulo blog y su libro, tiene unas recetas muy buenas que siempre salen.

La receta de las natillas es muy parecida a la de la crema catalana o la de la crema pastelera, en realidad sólo cambian un poco las proporciones de los ingredientes. Si os apetece hacer natillas de chocolate sólo tenéis que añadir cacao en polvo a la mezcla, junto con un poco más de azúcar para compensar su amargor. Con las claras de huevo que os sobraran podéis hacer unos deliciosos cocos, o mis galletas comodín, recordad que siempre va bien tener recetas que usen sólo yemas o claras de huevo para aprovechar las que nos van sobrando 😉

Ingredientes para 8 raciones:
Para las natillas:

  • 3 huevos enteros
  • 3 yemas de huevo
  • 900mL de leche entera
  • 180g de azúcar blanco
  • 1 i 1/2 cucharadas de maizena
  • La semillas de una vaina de vainilla
  • Un poco de canela en polvo (opcional)

Para el acompañamiento:

  • 8 rebanadas de pan de molde
  • 50g de almendras marconas
  • Unas 8 cucharadas de leche condensada

Preparación:
Para las natillas:

  1. En un cazo grande se vierte la leche, el azúcar y las semillas de vainilla. Se pone a calentar a fuego medio.
  2. A parte, se baten los 3 huevos junto con las 3 yemas, se incorpora la maicena y se disuelve. Es importante que no queden grumos de maicena, así que se bate bien con los huevos hasta obtener una mezcla esponjosa y sin ningún grumo.
  3. Cuando la leche este ya muy caliente (no hace falta que llegue a hervir) se añade, poco a poco, la mezcla de los huevos, sin dejar de remover con una cuchara de palo.
  4. Se cuece la mezcla a fuego medio-bajo, sin parar de remover para que no se peguen las natillas en el cazo. Las natillas estarán listas cuando la mezcla haya espesado y no sepa a maicena/harina cruda, no deben llegar a hervir.
  5. Para dejar enfriar las natillas se vierten en uno o varios cazos, y si no queremos que se forme croata por encima las tapamos (mientras están aún calientes) con un trozo de papel film, tocando la superficie.
  6. Una vez estén a temperatura habiente se dejan enfriar dentro de la nevera, se deben servir bien frías y con canela espolvoreada por encima.

Para el acompañamiento:

  1. Si las almendras no están tostadas de tuestan durante unos minutos en el horno o en una paella, procurando que no se quemen. Una vez frías se cortan en trozos no muy pequeños.
  2. Si el pan de molde tiene corteza se saca, se puede reservar para hacer pan rallado.
  3. Se corta el pan de molde en triángulos o rectángulos grandes y se coloca encima de una bandeja de horno con una hoja de papel sulfurizado.
  4. Se untan los trozos de pan con la leche condensada y se añade un buen puñado de almendras por encima.
  5. Se tuestan los trozos de pan en el horno previamente calentado a 180ºC (sin el gratinador) durante unos 12-15 minutos.
  6. Se dejan enfriar los trozos y se sirven para acompañar las natillas.

Espero que os gusten estas deliciosas natillas, ya me contaréis como os han salido!

One thought on “Natillas caseras”

Leave a Reply