Tiramisú

Hoy os traigo la receta para hacer un delicioso tiramisú, ligero y sin alcohol, para terminar de una manera fresca una agradable comida. Éste es uno de esos dulces que tienen muchas variantes, ya que cada persona la hace tal y como le gusta; yo os dejo la receta de mi cuñada, que es la que ha hecho siempre su familia, que vive en el sur de Italia, y a nosotros nos encanta. El tiramisú es de esos postres que están mejor reposados, por lo que lo ideal es hacerlos el día de antes y servirlos directamente salidos del frigorífico.

Si no os apetece hacer el bizcocho que utilizo para la base, podéis usar unos bizcochos de soletilla o cualquier otro bizcocho que tengáis por casa (mejor si está un poco seco), siempre que no tenga ningún sabor fuerte (como a limón).

La verdad es que lo mejor para servir el tiramisú es hacerlo en vasos individuales, pues si se hace en una fuente grande, después al servirlo se desmonta y ya no queda tan bonito (aunque sigue siendo delicioso ;)).

Ingredientes para unas 8 raciones:
Para la base:

  • 4 huevos
  • 120g de harina
  • 100g de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de levadura química (impulsor)

Para la crema:

  • 3 huevos
  • 300g de mascarpone
  • 50g de azúcar blanco

Para montar el tiramisú:

  • 3 o 4 tacitas de café (al gusto, fuerte o flojo)
  • 2 o 3 cucharadas de cacao en polvo

Preparación:
Para la base:

  1. Se cascan los huevos y se sepran las claras de las yemas. Se montan las claras hasta punto de nieve y se reservan.
  2. Se baten las yemas con el azúcar hasta obtener una mezcla espumosa, durante unos 5 minutos. A continuación se añade la harina tamizada mezclada con la levadura.
  3. Finalmente, se añaden las claras a punto de nieve a la mezcla, incorporándolas con la ayuda de una espátula. Debe quedar una masa seca y densa.
  4. Se vierte la masa encima de una bandeja de horno forrada con un trozo de papel vegetal. Se extiende bien la masa con la ayuda de una espátula.
  5. Se cuece el bizcocho en el horno previamente calentado a 180ºC durante unos 10 minutos. Al sacarlo del horno se deja enfriar encima de una rejilla.

Para la crema:

  1. Se cascan los huevos y se separan las claras de las yemas. Se montan las claras hasta punto de nieve y se reservan.
  2. Se baten las yemas con el azúcar durante unos 5 minutos, hasta obtener una mezcla muy espumosa. Seguidamente se añade el mascarpone a las yemas y se bate un par de minutos más.
  3. Finalmente, se añaden las claras a punto de nieve a la mezcla, incorporándolas con una espátula para evitar que se bajen.

Para montar el tiramisú:

  1. Se hace café al gusto y se deja enfriar.
  2. Se corta el bizcocho para obtener dos bases para cada vaso, si el vaso no es recto (como en mi caso) hacerlas de dos tamaños distintos.
  3. Se pone la primera base de bizcocho en cada vaso, y se moja con el café (con una cuchara o con un pincel), debe quedar empapada pero no demasiado para que no se deshaga el bizcocho.
  4. A continuación se añade la mitad de la crema encima de los bizcochos, se puede hacer con una manga pastelera o con una cuchara.
  5. Encima se añade las segundas bases de bizcocho, y de nuevo se mojan bien con café. Veréis como se van formando las capas que tan bien quedan después al presentar el postre 😉
  6. Seguidamente se añade la otra mitad de la crema de mascarpone y, finalmente, se espolvorea cacao en la superficie. Se pone una capa generosa de cacao encima de la crema, debe quedar una capa de color marrón por encima.
  7. Se introducen los vasos con tiramisú, cubiertos con papel film, dentro del congelador durante una hora. Seguidamente, se sacan y se guardan en el frigorífico hasta la hora de servirlos.

Espero que os guste esta receta de tiramisú, es muy sencilla de hacer y tiene un sabor delicioso!

Leave a Reply