Helado de Vainilla

Tal y como ya os comenté, Sus Majestades los Reyes Magos me trajeron una yoguertera, a la que le saco mucho partido pues cada 2/3 semanas hago unos deliciosos yogures caseros. Pero, además, como fui muy buena también me trajeron una heladera. Con ella he hecho este sencillo y delicioso helado de vainilla casero.

El problema de hacer helado en casa es que al congelar la preparación, se debe ir removiendo para que no cristalice demasiado rápido y se obtenga más un sorbete que un helado, ya que lo que se desea es un mezcla cremosa. Para ello están las heladeras, pues lo único que hacen es enfriar la mezcla mientras van removiendo constantemente.

La receta de helado de vainilla la he sacado del El Monstruo de las Galletas, pues es mi primer helado y he querido seguir las instrucciones de un experto en la materia 😉

Esta receta es de esas que sólo usa una parte de los huevos, las yemas. Si no sabeis que hacer con las claras que os sobrarán, quizas os apetezca probar de hacer unos sabrosos cocos, unas galletas muy ricas para comer con el helado o una mouse fácil de chocolate.

Ingredientes para algo más de un litro de helado:

  • 800mL de leche entera
  • 6 yemas de huevo
  • 220g de azúcar blanco
  • Una vaina de vainilla

Preparación:

  1. En un cazo se pone la leche a calentar junto con la vainilla. Para ello se abre la vaina longitudinalmente, se raspan las semillas con un cuchillo y se introduce todo (vaina cortada y semillas) en la leche. Yo he usado una cucharadita llena de vainilla natural que viene en un botecito en forma de polvo, que unos familiares me compraron en un viaje a Tahití.
  2. Mientras se infusiona la leche, se baten un poco las yemas con el azúcar. No se debe batir en exceso, sólo hasta mezclar, pues sino se blanquean las yemas y el helado tendrá menos color.
  3. Una vez la leche se haya calentado bastante, se deja enfriar unos 5 minutos para no cuajar las yemas de huevo al mezclar.
  4. Pasado ese tiempo, se vierte poco a poco la leche encima de las yemas y se mezcla bien hasta que este totalmente incorporada. Entonces, se vuelve a calentar la mezcla.
  5. Se calienta la preparación a fuego bajo durante unos 5-10 minutos, sin parar de remover para que no salgan grumos. Estará listo cuando la mezcla haya espesado un poco y nape ligeramente una cuchara.
  6. Entonces, se vierte la mezcla en un bol y se deja enfriar, primero en la encimera, y luego dentro de la nevera como mínimo un par de horas. Se desea que la mezcla esté lo más fría posible, de este modo el helado se formará más rápidamente en la heladera.
  7. Cuando la preparación esté ya bien fría, se introduce dentro del bol de la heladera, previamente congelado durante un mínimo de 12 horas. Como mi heladera tiene una capacidad de 800mL, yo he hecho el helado en dos tandas. Después de hacer la primera, volví a congelar la heladera unas 15 horas y la preparación la guardé tapada en la nevera.
  8. Se tapa y se pone en marcha la heladera, se deja formar el helado durante unos 30 minutos, hasta que veamos que ha espesado bastante y que tiene una consistencia bien cremosa.
  9. Finalmente, se traspasa el helado a un tupper, se cierra y se guarda en el congelador al menos un par de horas, para que acabe de enfriarse.
  10. Se debe sacar el helado del congelador entre 20 y 30 minutos antes de servirlo, de esta manera se obtiene una perfecta consistencia cremosa.

Espero que os guste esta sencilla receta de helado casero. La verdad es que sin heladera no queda igual, vale la pena invertir un poco de dinero para poder obtener después deliciosos y cremosos helados caseros.

Leave a Reply