Focaccia con aceitunas y Cebollino

Focaccia aceitunas cebollino 11

Hoy os traigo una nueva receta de focaccia, en esta caso la he hecho de aceitunas negras y cebollino, una combinación muy sabrosa. Hacer focaccia en casa es muy fácil, se trata de una masa de pan preparada con un prefermento que se hace en un momento, queda crujiente por fuera y muy tierna por dentro. Las focaccias son perfectas para cuando tenemos gente a comer o cenar en casa, sirven de aperitivo o para acompañar una carne hecha en la barbacoa, por ejemplo.

En casa nos gustan mucho las focaccias, se pueden hacer de muchos gustos y si sobra, se puede congelar sin ningún problema. Entonces, el día que nos apetece, sólo tenemos que dejar descongelar unos trozos en la tostadora o en el horno a 180ºC. Si os apetece probar otras focaccias distintas, no dudéis en preparar la de bacon y queso, la de cebolla y romero o la de pizza, todas están para chuparse los dedos!

Ingredientes:
Para la masa madre:

  • 100mL de agua
  • 170g de harina de  fuerza
  • 15g de levadura fresca para pan (o su equivalente en liofilizada)
  • 1 cucharadita de azúcar

Para el relleno:

  • 1 bote de aceitunas negras sin hueso
  • Unos tallos de cebollino (entre 6 y 10)

Para la masa principal:

  • La masa madre y el relleno
  • 250g de agua
  • 25g de aceite de oliva
  • 450g de harina para pan
  • 10g de sal
  • 15g de levadura fresca para pan(o su equivalente en liofilizada)

Para el toque final:

  • 1 cucharadita de sal maldon (gruesa)
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Para la masa madre:

  1. Se templa un poco el agua en el microondas y se añade la levadura en ella, desmigada. Se remueve con un tenedor hasta que se disuelva del todo.
  2. En un cuenco, se mezclan la harina y el azúcar. Se hace un agujero en medio y se va añadiendo el agua con la levadura. Se amasa la mezcla con las manos y se hace una bola.
  3. Se introduce la bola de masa dentro de un cuenco lleno de agua a temperatura ambiente, y se deja levar la masa hasta que flote, tardará entre 5 y 15 minutos aproximadamente.

Para el relleno:

  1. Se escurren bien la aceitunas y se cortan en cuartos.
  2. Se lavan los tallos del cebollino y se pican bien finos.

Para la masa principal:

  1. De nuevo, al igual que con la masa madre, se templa el agua y se disuelve la levadura en ella.
  2. En un cuenco, se mezcla la harina junto con la sal. Se añade la masa madre, el agua con la levadura y el aceite de oliva. Se amasan todos los ingredientes hasta obtener una masa elástica.
  3. Se pasa a trabajar la masa encima de la encimera ligeramente enharinada. A continuación se van añadiendo las aceitunas y el cebollino.
  4. Si es necesario, a medida que se va incorporando el relleno se puede añadir un poco más de harina a la masa. Se trabaja la preparación unos 10 minutos hasta que la masa quede lisa y ligera.
  5. Se hace una bola con la masa y se introduce dentro de un bol ligeramente aceitado. Se tapa con un paño de cocina humedecido y se deja reposar hasta que doble su volumen, tardará entre 40 y 80 minutos, en función de la temperatura de la cocina.
  6. Una vez levada, se saca la masa del bol, se trabaja un  minuto para que saque el aire y se estira hasta llegar a cubrir una bandeja de horno que habremos preparado con un trozo de papel vegetal.
  7. Se hacen unas marcas en la masa con los dedos y se añade la sal maldon por encima.
  8. Se deja reposar la masa en un lugar cálido durante unos 40 minutos. Mientras, se precalienta el horno a 250ºC con un cuenco con agua en el interior para generar vapor.
  9. Pasado el último tiempo de reposo, se cuece la focaccia a 230ºC durante unos 20 minutos. A media cocción, se añade un buen chorro de aceite de oliva por encima de la focaccia.
  10. Una vez cocida, se deja enfriar la focaccia encima de una rejilla. Se puede tomar templada o fría.

Espero que os guste esta nueva focaccia!

Leave a Reply