Tarta Bakewell

Hoy os traigo una receta deliciosa, se trata de una tarta de almendra con un sabor muy delicado y suave. Esta tarta esta compuesta por una base de masa quebrada (muy fácil de hacer pero que siempre podéis comprar preparada) y un relleno de crema de almendras (frangipane o franchipán), finalizada con el toque dulzón de una deliciosa mermelada casera de algún fruto rojo.

La receta de esta deliciosa Tarta Bakewell la he sacado del libro Mi cocina casera de Grodon Ramsay, y es todo un acierto. Tengo varios de sus libros y debo decir que sus recetas son fantásticas, tanto las de dulces como las de asados o vegetales. Esta tarta, además, puede prepararse con antelación, pues uno o dos días después de hacerla está aún más sabrosa 😉

Ingredientes para unas 10-12 raciones:

Para la masa quebrada:

  • 1 huevo grande
  • 250-300g de harina
  • 125g de mantequilla
  • 90g de azúcar blanco

Para el relleno de la tarta:

  • 3 huevos
  • 300g de mantequilla
  • 300g de almendras molidas
  • 275g de azúcar glass
  • 50g de harina
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 3 o 4 cucharadas de mermelada casera (la receta original lleva mermelada de fresa, pero yo tenia una deliciosa mermelada de moras casera en la nevera y es la que usé)
  • 2 cucharadas de mermelada de albaricoque o de melocotón

Preparación:

Para la masa quebrada: 

  1. Batir la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar hasta conseguir una mezcla cremosa.
  2. Añadir el huevo y batir un minuto más.
  3. A continuación, añadir 250g de la harina de golpe y mezclar un poco más, lo justo para que se incorpore.
  4. Volcar la masa en la encimera ligeramente enharinada y amasar un poco. Si se ve muy seca se le puede añadir una cucharada de agua fría, y si por el contrario está muy pegajosa se puede añadir más harina.
  5. Finalmente, hacer una bola con la masa, envolverla en film y dejarla reposar en la nevera como mínimo 30 minutos.

Para preparar la tarta:

  1. Se empieza cociendo la masa de la tarta; para ello se coloca la masa en la encimera ligeramente enharinada, y se extiende con un rodillo hasta obtener un grosor de unos 3 mm.
  2. Se forra la base del molde con la masa, y se recortan los sobrantes que se usaran para el acabado superior de la tarta.
  3. Se pone un trozo de papel vegetal o de aluminio encima de la base de la tarta y se añaden encima unos garbanzos/judías para hacer peso.
  4. Se hornea la base en el horno previamente calentado a 190ºC, durante unos 15 o 20  minutos. Seguidamente, se quitan las legumbres y el papel y se cuece la masa 5 minutos más.
  5. A continuación se prepara el relleno para la tarta, se empieza batiendo la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar hasta conseguir una mezcla esponjosa.
  6. Seguidamente, se añaden los huevos uno a uno y también la vainilla.
  7. Finalmente, se añaden las almendras previamente mezcladas con la harina.
  8. Cuando la base de la tarta se haya templado, se extiende la mermelada de fresas o moras, y se añade encima el relleno de almendras y mantequilla.
  9. A continuación, se hacen tiras con la masa quebrada sobrante y se colocan por arriba de la tarta a modo de enrejado.
  10. Se cuece la tarta en el horno previamente calentado a 180ºC durante unos 35-40 minutos, hasta que la superficie este ligeramente dorada.
  11. Una vez cocida la tarta, se saca del horno y se glasea su superficie con las dos cucharadas de mermelada de albaricoque o melocotón. Se deja enfriar antes de servirla.

Espero que os guste esta nueva receta, nos vemos pronto con nuevas y deliciosas recetas!

Leave a Reply