Galletas de Mantequilla con Jengibre y Cardamomo

Hoy os traigo una nueva receta de galletas de mantequilla, unas con un sabor muy especial, pues llevan jengibre y cardamomo. Estas galletas, junto con las de Speculoos, son lo que yo llamo galletas para adultos, pues las especies que llevan las convierten en un picoteo diferente, poco dulce y muy original.

Si seguís este  blog sabréis que las galletas nos gustan, y mucho. En casa hacemos galletas cada pocas semanas, ye sean de mantequilla, tipo cookies con pepitas de chocolate y frutos secos, o crujientes como las galletas de canela.  Por eso, en cuanto vi la receta de estas deliciosas galletas con cardamomo y jengibre en el blog de El Comidista, supe que quería hacerlas; y no me han decepcionado!

Si queréis hacer estas galletas más monas y todas iguales, podéis estirar la masa con un rodillo y usar un cortapastas, pero yo he querido dejarlas tal y como se presentan en la receta original, más rústicas.

Ingredientes para unas 30-35 galletas grandes:

  • 2 huevos grandes
  • 250g de mantequilla
  • 430g de harina
  • 160g de azúcar moreno
  • 40g de jengibre fresco
  • 4 vainas de cardamomo
  • 1/2 cucharadita de levadura química o impulsor
  • Una pizca de sal

Preparación:

  1. Se empieza por infusionar la mantequilla con el jengibre. Para ello se pone la mantequilla en un cazo y se lleva a fuego suave hasta que se derrita
  2. A continuación, se le añade el jengibre pelado y rallado, se tapa, se apaga el fuego y se deja reposar 10 minutos.
  3. Por otro lado, se preparan los ingredientes secos. Se abren las vainas de cardamomo, se sacan las semillas y se muelen en un  mortero. Se mezclan en un bol junto con la harina, el azúcar, la sal y la levadura química.
  4. Se añade la mantequilla a la mezcla de harina y se remueve con una cuchara o espátula. Seguidamente, se añaden los huevos y se integran hasta obtener una masa homogénea.
  5. Se hace un cilindro con la masa, se envuelve en papel film y se deja reposar en la nevera como mínimo una hora.
  6. Pasado el tiempo de reposo, se cortan discos de masa, de unos 3 o 4 cm de grosor, y se colocan encima de una bandeja de horno con papel vegetal. Si se desea, se puede acabar de dar forma a las galletas con las manos.
  7. Se cuecen las galletas en el horno previamente calentado a 170ºC durante unos 15 minutos, y a continuación se sube a 180ºC y se dejan dorar unos 5 o 10 minuto más, según nos apetezcan más blandas o crujientes.
  8. Una vez cocidas, se dejan enfriar las galletas encima de una rejilla. Se conservan dentro de una lata durante varios días (si os duran!).

Espero que os gusten estas nuevas galletas, están de vicio 😉

Leave a Reply